El plástico reforzado con fibra de carbono, o carbono para abreviar, también se ha utilizado en los deportes de motor durante mucho tiempo. Aquí es donde el exclusivo material de alta tecnología puede mostrar sus ventajas con mayor claridad. Los componentes de carbono son muy estables y al mismo tiempo muy ligeros. Usado en el lugar correcto, un componente de carbono no solo puede reducir el peso total del vehículo, sino también, como en el caso del techo de carbono en el Audi RS e-tron GT, bajar el centro de gravedad del vehículo. Esto significa que se puede aumentar la agilidad y el dinamismo con un estilo de conducción deportivo. Además, la estructura de fibra visible del techo de carbono es un punto culminante expresivo que llama la atención. El diseño se ve muy deportivo, y el curso preciso de la tela hecha de fibras de carbono delgadas como una oblea incrustadas en el plástico refleja una calidad extraordinariamente alta.