esg

ESG: De tendencia a factor que promueve los valores

Los criterios ESG están consolidados en el mercado de capitales: los inversores dan cada vez mayor valor a la relación recíproca que existe entre el éxito económico y el compromiso sostenible. Audi también trabaja teniendo en cuenta los factores de medio ambiente, responsabilidad social y buena gestión (ESG).

ESG y rendimiento: una relación recíproca

El pez payaso y la anémona de mar viven en una simbiosis perfecta. Las células urticantes de la anémona proporcionan protección frente a los depredadores. A cambio, el pez payaso garantiza que las anémonas tengan los tentáculos limpios y las oxigena cuando los niveles correspondientes en el agua son bajos. La relación entre el éxito corporativo y la sostenibilidad en la industria de la automoción están evolucionando actualmente hacia una simbiosis parecida. Se trata de una relación recíproca que no se basa en el éxito a corto plazo, sino en una colaboración fructífera a largo plazo que al final resulta beneficiosa para ambas partes.

esg

Aprender de los errores del pasado

A partir de su propia experiencia, Audi puede valorar lo graves que pueden ser los efectos de los criterios ESG sobre el valor de una compañía: la crisis del diésel ha penalizado a la compañía en muchos aspectos. «No podemos permitir que vuelva a suceder en nuestra compañía algo como el escándalo del diésel», advierte el director general Bram Schot. «Con este propósito, en los últimos años hemos reorganizado muchos procesos y establecido lo que denominamos "Reglas de Oro"».

El «los inversores primero» se convierte en «orientado hacia un propósito»

La gestión de acuerdo con los criterios ESG no se trata únicamente de una gestión activa del riesgo, sino también del fundamento del éxito económico a largo plazo, sobre todo en el mundo de hoy, en el que los valores de la sociedad están cambiando de manera sostenible. Se están reemplazando los modelos de negocio consolidados y nuevos productos sostenibles garantizan ahora el crecimiento. Las empresas que se gestionan conforme a los factores de ESG registran un mayor éxito económico y consiguen valiosas cuotas de mercado. Los procesos eficientes y la economía circular reducen el impacto ambiental, ahorran recursos y minimizan los costes.

La sostenibilidad se ha convertido en el elemento clave de la gestión empresarial y, por tanto, en un factor que promueve los valores en lugar de una simple tendencia. Audi ha planteado un compromiso en este sentido a través de su enfoque dirigido a «activar la belleza de la movilidad sostenible». Para fomentar en mayor medida la integración de los criterios de ESG, se están evaluando diversos ejes temáticos de sostenibilidad en función de la importancia que tienen para el éxito general de la empresa. Con esta finalidad, hacemos periódicamente sondeos a nuestros agentes internos y externos sobre su diagnóstico acerca de las áreas de actuación correspondientes. Los resultados que obtenemos de estos sondeos se comparan constantemente con nuestra estrategia corporativa.

Una hoja de ruta ambiciosa con respecto al CO2

«E» de medio ambiente («environment» en inglés): Cuando se trata de tecnologías innovadoras de tracción, Audi aspira a contar con una base más amplia y fomenta la movilidad eléctrica con el objetivo de que su oferta conste de treinta modelos electrificados en 2025, de los que veinte serán totalmente eléctricos. La proporción de vehículos electrificados será entonces del 40 % de nuestras ventas totales. Sin embargo, la marca continúa desarrollando motores convencionales, para los que confía cada vez más en sistemas de propulsión híbrida suave y una fuente de alimentación de 48 voltios. Una parte importante de nuestros esfuerzos de electrificación se destina también a los híbridos enchufables.

Y Audi va un paso más allá: en 2019 ha introducido el nuevo indicador clave de «rentabilidad de la inversión después del efecto del CO2». Este indicador mide el impacto final de los nuevos vehículos sobre las emisiones medias de CO2. Esto debe garantizar la reducción progresiva de la huella de carbono de todos los modelos de Audi en aproximadamente un 30 % para 2025 (en comparación con 2015, año de referencia) en su ciclo de vida completo. Esta medida sirve no solo para los propios vehículos, sino también para las instalaciones de producción de Audi.

En 2025, todas las plantas serán neutras en emisiones de carbono y seguirán así los pasos de las plantas pioneras de Bruselas y Györ. En 2050, Audi pretende conseguir el equilibrio neutro en emisiones de carbono en toda la compañía. Tal como subraya Bram Schot, la aceptación y el protagonismo de la marca dependen de esto. «Y con ello, el valor de la marca Audi».

esg

El gasto en formación se ha incrementado en un tercio

«S» de social: Los criterios sociales se están convirtiendo también en un motor para Audi. Uno de sus elementos centrales es la formación y el desarrollo. Por ejemplo, en 2018 más de 36.000 empleados de AUDI AG participaron en las iniciativas de formación. Estos empleados asistieron principalmente a cursos de formación sobre movilidad eléctrica y digitalización. Su tiempo de formación ascendió a unas 1,8 millones de horas en todo el mundo. Audi invierte 80 millones de euros al año en la formación y el desarrollo de su plantilla. Esto constituye un aumento considerable en comparación con años anteriores. En total, Audi ha incrementado su presupuesto de formación hasta los 500 millones de euros de aquí a 2025.

Gestión corporativa que respeta las normas y se orienta hacia los valores

«G» de gestión: La gestión es la base de una actividad sostenible. En concreto, se trata de la gestión del riesgo y la imagen, de implantar la gestión de la sostenibilidad en el consejo de administración y el consejo de supervisión, así como de respeto e integridad.

Para Audi, los Fundamentos del Grupo Volkswagen, los Principios de liderazgo de Audi y los valores corporativos de Audi (comprensión, transparencia, responsabilidad e integridad) constituyen la base de nuestros valores y de nuestra cultura corporativa. Su objetivo consiste en ofrecer a los empleados orientación para su trabajo diario centrándolo en el diálogo y el intercambio. Por ejemplo, el programa de respeto e integridad Together4Integrity (T4I) ha llegado ya a 82.000 de los 90.000 empleados de Audi.

Sobre las ventas totales en 2025

40

%

vehículos electrificados

Incremento en formación hasta

500

millones de euros

de aquí a 2025

Programa de integridad y respeto

82,000

.

empleados han recibido «Together4Integrity»

Los criterios de ESG son la expresión concreta del cambio de paradigma que está teniendo lugar hoy en día en la empresa y la sociedad. Audi lo ha identificado y está sentando las bases principales para la integración de los factores de ESG en la gestión corporativa. Ahora, la cuestión es implementar las medidas con el fin de conseguir los objetivos que nos hemos fijado. En otras palabras: la simbiosis se debe llevar a la práctica.