economica circular

Audi promueve la economía circular

Audi trabaja constantemente para promover una economía circular cerrada basada en reducir, reciclar y reutilizar, poniendo la sostenibilidad en el centro de su estrategia de futuro y trabajando constantemente para conseguir mejoras que permitan, por ejemplo, reducir su huella ecológica a través de la gestión responsable de los recursos.

Audi, sin aguas residuales

Para alcanzar el ambicioso objetivo de tener una economía circular, Audi ha implantado un pensamiento sostenible que comienza en la fase de producción. Y en un futuro cercano todas las plantas de Audi fabricarán sus vehículos sin generar aguas residuales. La planta de San José Chiapa (México) sirve de modelo. Allí se tratan todas las aguas residuales antes de devolverlas al sistema de aguas de la planta y una vez tratadas, el agua limpia es reutilizada en la fase de producción o para regar zonas verdes. El siguiente paso constituye un ahorro aún mayor en el consumo de aguas subterráneas.

eco

Reparar en vez de eliminar

Reutilizar es otro aspecto de la economía circular. La refabricación es la transformación industrial de piezas usadas para producir otras con la misma calidad que las originales. Este proceso y la venta de dichas piezas a través de nuestro departamento de piezas de repuesto genera un valor añadido considerable. Y no solo desde un punto de vista medioambiental, sino también económico, ya que permite ahorrar dinero. El programa para refabricar estas piezas, Exchange 2.0, utiliza métodos de diagnóstico digital para detectar, analizar y corregir anomalías mecatrónicas. En la actualidad, este programa se está probando en transmisiones y se ampliará a otras piezas de repuesto en el futuro.

reparar

Reciclaje de baterías

En 2025, Audi tendrá disponibles 20 vehículos eléctricos, por lo que aumentará la demanda de baterías. Como empresa que trabaja para desarrollar la máxima sostenibilidad, y como miembro activo de la Global Battery Alliance, se están tomando medidas para que el ciclo de vida de estas baterías sea lo más sostenible posible. Esta alianza se centra tanto en la protección de los derechos humanos y las normas sociales en la extracción de las materias primas como en la creación de soluciones para reutilizar las baterías de iones de litio. Audi también participa en cooperaciones de investigación, por ejemplo con el grupo de reciclaje Umicore, con el fin de desarrollar un circuito para piezas de baterías de alto voltaje que, de esta forma, podrían ser utilizadas una y otra vez. Las baterías usadas también tienen una «segunda vida» en la planta principal de Ingolstadt, donde actualmente se utilizan a modo de prueba para alimentar montacargas y vehículos remolcadores. «Cada batería de iones de litio representa un elevado consumo de energía y recursos valiosos que deben utilizarse de la mejor manera posible», afirma Peter Kössler, miembro del consejo de administración de producción y logística de AUDI AG. Por este motivo, la movilidad eléctrica de Audi incluye también el concepto de doble uso razonable para las baterías.

reparar

Ahorrar recursos como el aluminio

Audi también utiliza aluminio para las carcasas de sus baterías. Este metal ligero se obtiene de la bauxita en un proceso que requiere mucha energía. Con el objetivo de ahorrar recursos y energía, Audi ha lanzado el proyecto Aluminium Closed Loop (Circuito Cerrado del Aluminio), en el que los recortes de este material se devuelven a los proveedores y se reciclan. Gracias a esto, solo en 2018 se ahorraron unas 90.000 toneladas métricas equivalentes de CO₂. Audi es el primer fabricante de vehículos que recibe el certificado de sostenibilidad de la Aluminium Stewardship Initiative (ASI, Iniciativa para la Gestión del Aluminio) por la producción sostenible de carcasas para batería.

Audi utiliza actualmente de media el

15

%

de materiales de aluminio (cifra en aumento)

2018

90,000

toneladas métricas

de emisiones equivalentes de CO₂ mediante el proyecto Aluminium Closed Loop

que equivalen al

39

%

de reducción en emisiones atribuibles al CO₂

Audi se centra en la sostenibilidad para poder cerrar el ciclo de los materiales como parte de una economía circular. Y está demostrando que es posible.

economía

Audi hacia la economía circular

Audi suscribe los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS). Audi es socio de diversas iniciativas, asociaciones y grupos de trabajo, por ejemplo la Global Battery Alliance y la Iniciativa para la Gestión del Aluminio ASI, en los que colabora con las partes interesadas para afrontar los retos ecológicos, económicos y sociales. La compañía tiene en cuenta el ciclo de vida completo del vehículo, no solo las emisiones durante su uso. La intención de Audi es haber reducido a finales de 2025 el impacto ambiental de cada vehículo fabricado por las plantas del Grupo en un 35 % en comparación con el año de referencia 2010. Un objetivo a largo plazo es la economía circular cerrada. El objetivo de Audi es producir vehículos en todas las plantas sin emisiones de CO₂ ni aguas residuales de ningún tipo. Las plantas de Bruselas (emisiones neutras de CO₂) y San José Chiapa (sin aguas residuales) ya lo han alcanzado.