1300x551_ATT_D_141133.jpg

Audi magnetic ride

Mediante el uso de campos magnéticos, el Audi magnetic ride ajusta la firmeza de los amortiguadores a la actual situación de conducción en una fracción de segundo. Además, le da al conductor la oportunidad de elegir entre tres modos básicos, dependiendo de si éste desea una conducción más confortable o más deportiva.

Los diferentes modos

El conductor puede elegir entre un modo de conducción confortable o deportivo que se adapte a la situación de la marcha y a sus gustos personales. En ambos modos, las fuerzas amortiguadoras de la suspensión se ajustan de forma continua a cada situación de conducción para conseguir un rendimiento óptimo en carretera. Las ventajas son claramente apreciables tanto en lo que se refiere al confort como a las características de conducción.

El modo deportivo obtiene una respuesta directa de la carretera. El vehículo toma las curvas con agilidad y responde de forma espontánea a los movimientos del volante. El modo normal está más orientado al confort para ayudar a eliminar la fatiga del conductor en viajes largos. El modo automático selecciona la marcha que mejor se adapta a la conducción, asegurando una conducción placentera en todo momento.

Con el Audi magnetic ride, el líquido contenido en los amortiguadores posee propiedades magnetoreológicas. Pequeñas partículas magnéticas se mezclan en el aceite básico, que se utiliza para llenar los amortiguadores. Cuando se aplica un campo magnético, las partículas magnéticas se alinean en la dirección contraria del movimiento del amortiguador. Como resultado de ello, se incrementa la fuerza amortiguadora del amortiguador dependiendo de la fuerza del campo magnético. Esto hace que la firmeza de los amortiguadores aumente o disminuya en una fracción de segundo.

Una unidad de control calcula la fuerza amortiguadora óptima para cada situación de conducción individual y lo hace utilizando información obtenida de los sensores encargados de controlar el recorrido de las ruedas y de la comunicación con otros sistemas como la dirección y el ESP.

El botón en el que aparece el símbolo de un amortiguador en la consola central se utiliza para controlar el Audi magnetic ride. Con él se activa y desactiva el modo deportivo. El panel de instrumentos indica la activación/desactivación del modo deportivo y, cuando está activado el modo deportivo, se ilumina un diodo luminoso en el botón de función.