Motor y sistema de tracción del Audi R8 > Nuevo R8 Coupé > Audi Argentina

Su R8 Coupé

Gran rendimiento.
El motor V10 del
nuevo Audi R8 Coupé

3,2 segundos es todo lo que necesita para convertir una primera impresión en una realidad. El motor 5.2 FSI está equipado con unos deportivos 610 CV. El sonido del motor V10 aspirado, cuyo par motor máximo se alcanza aa 6.500 rpm, es ahora aún más profundo e intenso.

Audi R8 V10 5.2 FSI plus
256x144_AR8_D_151015.jpg
El R8 V10 plus es el más potente y más rápido de todos los motores de serie de la historia de Audi. Desarrolla una potencia de 610 CV y su par motor máximo de 560 Nm se encuentra disponible a 6.500 rpm. Su rendimiento también es impresionante: acelera de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos, de 0 a 200 km/h en 9,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 330 km/h.
S tronic
256x144_AR8_151012.jpg
La potencia se transmite a una transmisión S tronic de siete velocidades y de cambio rápido instalada detrás del motor. El sistema S tronic presenta tres modos automáticos, y también se puede controlar de forma manual. Las órdenes de cambio se transmiten electrónicamente (shift-by-wire). El sistema de control de arranque gestiona la máxima aceleración desde una posición de salida parada. Otra de las funcionalidades del sistema S tronic entra en juego cuando el conductor levanta el pie del acelerador a una velocidad superior a 55 km/h. En este caso se abren los dos embragues y el vehículo entra en modo inercia. Esta función permite ahorrar una importante cantidad de combustible, especialmente en el uso diario por parte del conductor.
El sistema de tracción permanente quattro a las cuatro ruedas
480x270_AR8_151011.jpg
El sistema de tracción permanente quattro a las cuatro ruedas proporciona al nuevo Audi R8 una ventaja decisiva en términos de estabilidad y tracción en comparación con sus competidores con tracción a dos ruedas. En el eje delantero, un embrague multidisco electrohidráulico sustituye al embrague Visco del modelo anterior. El sistema de tracción quattro de nuevo diseño permite una distribución del par motor totalmente ilimitada y variable entre los dos ejes en función de la situación de la conducción y la meteorología. Con un funcionamiento normal, hasta el 100% se transmite a las ruedas traseras y, en caso necesario, el embrague desvía continuamente hasta el 100% del par motor a las ruedas delanteras. Gracias al bloqueo mecánico del diferencial en el eje trasero, el conductor experimenta la máxima tracción sin ningún deslizamiento.