A157423_large.jpg

23.2.18

Audi y Candide Thovex desafían todo tipo de terreno

Candide Thovex se consagró en el esquí deportivo y, a sus 34 años, se considera una leyenda del mundo freestyle. Con una cámara instalada en su casco graba sus experiencias. Junto a Audi llevaron a cabo una extraordinaria producción que refleja habilidades en común, en todo tipo de superficie.

Candide Thovex es una una leyenda del esquí freestyle. No se limita a esquiar: salta, se lanza en caída libre por peñascos, sube y baja por la montaña mientras hace volteretas o gira sobre su propio eje en el aire. Se pone un casco con una cámara y se mueve de un lado a otro entre los árboles. A veces llega a saltar sobre un helicóptero o recorre a toda velocidad cuevas de nieve poco más anchas que la madriguera de un ratón.

Es el único atleta de la historia del esquí freestyle que ha encabezado todas las disciplinas y competiciones que existen, y ha establecido récords para la posteridad. Tenía 16 años cuando saltó por el Desfiladero del Chad, una grieta enorme de 36 metros de ancho de las Montañas Rocosas; fue el primer esquiador que lo hizo. En el año 2000, cuando solo contaba con 17 años, Thovex obtuvo una medalla de oro por el Big Air en los X Games, y en 2003 también ganó la competición de halfpipe. En 2007 fue ganador en la disciplina del slopstyle en los X Games y batió un récord con 95 puntos sobre 100. En 2010 se hizo campeón mundial en el Freeride World Tour. Fue la primera vez que compitió. Normalmente se tarda años en hacer el salto de esquiador freestyle a profesional de alta montaña. Muchos ni siquiera lo intentan.

Thovex piensa, produce y edita sus propios vídeos, les añade efectos y, finalmente, se coloca tras la cámara en sus vídeos. El dispositivo está instalado en su casco para mostrar a los espectadores la perspectiva obtenida al lanzarse por una montaña y pasar entre los árboles a una velocidad vertiginosa.

En un vídeo viral de Audi quattro de 2015, Candide demostró que ni siquiera necesita nieve para hacer su trabajo. Se lanza por una pendiente montañosa cubierta de hierba con los esquíes, salta sobre autopistas, se mete en un túnel levantando chispas, esquiva animales y aterriza en el baúl de un Audi Q7.

La asociación de Audi con Thovex continúa en 2018. Candide Thovex volvió acompañado por un Audi Q7 para dar la vuelta al mundo en busca de lugares apropiados en los que descender laderas de la más diversa índole sobre esquíes de freeride especiales. El equipo no dudó en dejar de lado los clásicos escenarios de los deportes de invierno y se centró en lugares de Europa, América y Asia caracterizados por la ausencia de nieve. Como es natural, Candide Thovex no se dejó amedrentar por las diversas condiciones encontradas. Hierba, arena, agua, selva, ceniza volcánica, piedra y tierra; todas fueron buenas condiciones para lograr una experiencia única. Audi y Thovex demuestran que todas las condiciones son las condiciones.

Enlaces:

http://www.audi.com/de/lifestyle/sportsponsoring/candide-thovex.html

http://www.audi.com/de/models/q7.html

Hashtag #AllConditionsArePerfectConditions #TodasLasCondicionesSonPerfectas