Q board

Fue una experiencia genial. Amo hacer este deporte; y esta vez, tenía el ingrediente especial de hacerlo remolcado por toda la potencia del Audi Q5”, comenta Cutún. “Y la verdad, que fue espectacular”.

La experiencia, tan especial como única, fue un lujo del que pudo disfrutar Cutún Martín, figura del wakeboard argentino y mundial, quien, el pasado enero partió de las oficinas de Audi a las playas de Pinamar, Villa Gesell, Cariló y Mar de las Pampas en busca del mejor lugar para intentar algo extraordinario: hacer wakeboard siendo tirado por un Audi Q5. El equipo arrancó bien temprano en la madrugada y una vez llegado a la costa, se exploraron las diferentes locaciones, en busca del mejor lugar. El clima acompañaba: sol pleno, apenas un par de nubes y mucho viento frío proveniente del sur, que si bien bajaba la temperatura, ayudó a encontrar las playas más vacías para trabajar con mayor comodidad. La tracción quattro del Audi Q5 hacía camino en todas las superficies. En la ruta, en tierra, en arenas blandas o más compactas, esta tracción integral con tecnología ultra, se amolda y hace que el conductor se sienta cómodo en cualquier terreno y condición. quattro® es un sistema de conducción de tracción integral. La distribución de la rotación controla constantemente la fuerza del motor y la distribuye entre los ejes delantero y trasero para adaptarse a las condiciones de la carretera en cada momento y situación. La tecnología ultra logra que el vehículo desactive la tracción integral cuando esta no es necesaria, reduciendo el consumo de combustible y la emisión de CO2. Con su sistema predictivo, la tracción integral se activa en décimas de segundo cuando ésta es necesaria, logrando mayor seguridad, adherencia y control para el conductor y los pasajeros. Cerca de este punto se se encontraba el stand de la marca, donde se presentaban varios modelos, entre ellos el Audi Q7 e-tron, que estaba cargándose eléctricamente para llevar visitantes del stand a dar una vuelta por el bosque sin el ruido propio de un motor a combustión. El silencio del Audi Q7 e-tron es una característica que no ha dejado de sorprender a quienes lo experimentaron. Luego de la primera jornada, la visita al stand y al Audi Art Lounge Cariló fue inevitable, tanto para recargar energías, como para compartir experiencias y sensaciones entre los miembros del equipo. La segunda jornada se disfrutó a pleno. Cutún y el Q5 se desenvolvieron sin ningún problema. La suspensión adaptativa del Audi Q5 se ajustó a las fuerzas de amortiguación de cada rueda al terreno, dando mucha comodidad para conducir por la arena y para remolcar al rider. Cada pasada fue única, buscando la combinación del terreno sobre agua y arena: el Audi Q5 podía atravesar cualquier médano o pendiente, mientras Cutún aprovechaba para divertirse. Así, se hicieron pasadas de mucha adrenalina, combinando toda la técnica del wakeboard y la potencia del Audi Q5. Las lagunas, con el agua más calmada servían para hacer cualquier tipo de maniobras y giros, aprovechando la velocidad y los recorridos más largos. Pero como todo buen amante de la adrenalina, Cutún no se iba a quedar sólo con eso. Cuando las últimas horas del día trajeron la calma del viento, el mar se transformó en un ámbito más propicio para hacer las pasadas tan esperadas. El Audi Q5 remolcó a Cutun por la orilla del mar, generando una nueva experiencia. Una vez metido y aprovechando las olas, Cutún realizó estupendos saltos y maniobras aéreas que dejaron boquiabiertos a todos los turistas que se acercaban a ver. Incluso llegaron a hacer pasadas muy largas, con varios kilómetros de recorrido.

Qboard

Cutún Martin se inició en el wakeboard en 1995, cuenta con más de 20 años de experiencia, habiendo representado el país en diferentes campeonatos internacionales alrededor del mundo. Fue diez veces campeón argentino de wakeboard y sudamericano, y además también alcanzó el subcampeonato mundial en 1997, disputado en Orlando, Florida. Pero más allá de eso, su pasión por los deportes acuáticos también lo llevó a explorar otras actividades fundando su propia empresa, Aeromarin, con la que representa a marcas de alto prestigio a nivel mundial, con el fin de distribuirlas a lo largo del país. A principios de este siglo también se dedicó a fabricar las primeras tablas de wakeboard producidas en el país.

Cutún es también uno de los dueños de BARC (Buenos Aires Riding Complex), un complejo que cuenta con espacios para realizar diferentes deportes náuticos y de recreación y esparcimiento al aire libre. Su prestigio a nivel mundial lo han llevado a dar clínicas a lo largo de todo el país, Sudamérica, e incluso en Estados Unidos.
El wakeboard es uno de los deportes náuticos más practicados en nuestro país, que remonta sus comienzos a 1970, en el Delta del Paraná (que incluso hoy sigue siendo el epicentro del deporte en el país), donde los primeros riders arriba de tablas de surf era traccionados por lanchas. Al principio se los llamaba “skurferos” o “skiboarders”, los cuales le fueron haciendo que creciera el deporte, hasta que en 1995 se creó el Campeonato Argentino de Wakeboard.

Hoy, a más de 20 años, es uno de los deportes náuticos más practicados, a los que se siguen sumando cada año más wakeboarders, e incontables lugares para hacerlo en todo el país.

La experiencia en Cariló fue inolvidable, ya que no sólo el deporte es llamativo por sí solo, sino que además contó con el condimento de hacerlo rodeado del paisaje inigualable de nuestra costa: el amanecer en la playa es un momento mágico, mientras la luz entra por los médanos, que le aportan un relieve único a la costa y cortan con la llanura tan templada de la provincia. El bosque le suma un tinte mágico a cualquier momento. Por eso, al terminar la experiencia, el equipo dedicó el cierre del día a recorrer los caminos entre los árboles, escuchar a la naturaleza y disfrutar del aire único que se respira allí.

Qboard

Así, el Audi Summer Experience sigue explorando nuevos formatos cada verano. En esta oportunidad, combinando el paisaje rodeado de bosque, médanos y mar, con toda la potencia de tracción quattro del Audi Q5 para recorrer médanos, lagunas y sobre todo, remolcar a Cutún, generando un espectáculo único para disfrutar.