EL FUTURO YA TIENE SU PRIMER SUPERDEPORTIVO

Audi PB18 e-tron
La marca de los cuatro anillos sorprendió en la tradicional muestra de Pebble Beach con un prototipo innovador que combina la movilidad eléctrica de altas prestaciones con un diseño de ensueño.

PB18

UN CAMINO INNOVADOR HACIA LA FLEXIBILIDAD

La configuración intrior permite elegir la posición de manejo de acuerdo al uso que se le dará, ya sea central para conducirlo en circuitos o hacia alguno de los lados-según el sentido de circulación del país-. Además posee una butaca oculta para llevar a un acompañante.

Su silueta, tipo shooting-brake, deja a la vista líneas muy agresivas que lo son aún más cuando el alerón trasero se prolonga. De esta forma se aumenta la carga aerodinámica en el tren trasero a alta velocidad o en situaciones que el conductor lo requiera. El Pebble Beach Concours d'Elegance tuvo su primera edición en 1950, donde las siluetas curvilíneas de los autos que allí se exhibían dejaban ver la opulencia de la post guerra, con cromados que brillaban al rayo del sol del verano californiano. Desde 1997 la cita se convirtió en anual y más allá de las reliquias y piezas únicas con los que los coleccionistas buscan coronarse, distintas marcas eligieron este evento para anticipar lo que viene. Una marca vanguardista por excelencia como Audi no podía estar ajena a una reunión tan relevante como es la de Monterrey, y este año sorprendió al mundo con un prototipo que lleva precisamente en su nombre las siglas del lugar donde fue presentado: PB18 e-tron. Es mucho más que un ejercicio de diseño, es cómo en Ingolstadt se está trabajando hoy para fabricar los autos del mañana, combinando las nuevas formas de propulsión y la deportividad. O mejor dicho en Malibú, California, ya que fue creado en esa sede. Y el resultado está a la vista. Su particular silueta futurista nos muestra un shooting-brake de 4,53 metros de largo, 2,0 metros de ancho y apenas 1,15 metro de alto, con ruedas de generoso tamaño, montadas sobre llantas de 22" que resaltan por tener voladizos muy cortos y una importante distancia entre ejes de 2,70 metros. En su frontal se dejan ver detalles que Audi había anticipado en el prototipo Icon, aunque aquí es todo aún más radical; la agresividad de su propuesta está dada por el tamaño de la parrilla Singleframe y la "mirada" que le confieren los estilizados grupos ópticos con tecnología de matriz digital integrada y luces láser, además de las dos generosas entradas de aire que recuerdan el diseño del ala delantera de los Fórmula E. En el remate posterior lo más llamativo es su alerón que si bien normalmente está fijo, puede extenderse hacia atrás con el objetivo de aumentar la carga aerodinámica, al igual que lo hace la salida de aire del difusor trasero. Pero para quienes hayan quedado cautivados por su diseño exterior hay que remarcar que quizá lo más atractivo es lo que no se ve, porque este monoplaza -que puede convertirse en biplaza moviendo el volante y el instrumental hacia la izquierda o derecha, según el país- cuenta con prestaciones hasta hace poco reservadas para un vehículo de carreras. Y esto es posible debido a que la dirección y los pedales no tienen conexión física con las ruedas o los motores, sino que operan mediante órdenes electrónicas, gracias a la tecnología by-wire. ¿Y de dónde sale la butaca del acompañante? Está oculta debajo del piso del vehículo, lista para ser utilizada, junto con su cinturón de seguridad de tres puntos. Súper deportivo No se exagera en lo más mínimo con el término elegido para calificar a esta criatura, dotada de tres motores eléctricos, los cuales fueron situados de forma curiosa. Una primera unidad, de 150 kW (201 CV), se encarga de mover el eje delantero, mientras que en el tren trasero se ubican los otros dos impulsores, uno para cada rueda, totalizando 350 kW (469 CV). Esto quiere decir que cuando trabajan en conjunto, el sistema es capaz de entregar 500 kW (671 CV) y 830 Nm de torque neto. Sin embargo, en momentos puntuales, el pico de potencia puede alcanzar los 570 kW (764 CV) mediante la función overboost. A pesar de su peso de 1.550 kilos, con el sistema de tracción quattro, el PB18 e-tron tiene una aceleración de 0 a 100 km/h de apenas 2,0 segundos, lo que, según palabras de la marca, es similar a la de un prototipo LMP1 de la actual WEC. Y esta referencia no es antojadiza, el diseño está inspirado en el exitoso R18 e-tron de Audi Sport que dominó Le Mans por más de una década en todas sus variantes. Como aún hay mucho por desarrollar y develar, la marca ha decidido no dar a conocer valores precisos de velocidad máxima ni de autonomía; de todos modos se anticipó que el conductor podrá recorrer al menos 500 km con una carga y limitar la potencia para extender el rango, al bloquear la energía a uno o más motores, mientras que la tracción quattro se encargará del resto de forma automática. Las baterías, de estado sólido con refrigeración líquida, tienen una capacidad de almacenamiento de 95 kW/h. Según el nuevo ciclo WLTP, podrían recargarse en apenas 15 minutos mediante un nuevo sistema de recarga por inducción, sin necesidad de cables, a través del sistema de carga por inducción Audi Wireless Charging.

PB18
PB18

El conductor en el centro de la escena

El PB18 e-tron fue dotado de un cockpit central, como si se tratara de un auto de Fórmula, lo que asegura una visión inmejorable del camino producto de la ausencia de pilares de gran tamaño. Además, el parabrisas incorpora un sistema de realidad aumentada que permite seleccionar y reflejar en la pantalla OLED diferente información al conductor, mientras que si está en un circuito le indica la trayectoria correcta, como si se tratara de un video juego.

PB18

Un detalle no menor es que el PB18 e-tron fue reconocido internamente como "Level Zero", haciendo referencia a su orientación hacia el conductor; esto quiere decir que fue concebido con asistencias al manejo pero con cero autonomía a la conducción, lo que lo diferencia de otros vehículos y proyectos de la marca que cuentan con niveles 3, 4 y 5 de conducción autónoma. Claramente la experiencia de manejo será todo en este nuevo súper deportivo 100% eléctrico que pone a Audi al frente en esta carrera tecnológica.

PB18

Sus medidas son similares a las del T8 pero con un diferencial a su favor: por ser eléctrico, la capacidad volumétrica de su espacio de carga es de 470 litros respecto de los 112 litros que ostenta en su parte delantera el ya legendario deportivo de la marca.

La tarjeta ID es el símbolo de la sociedad digital de Estonia. Se usa para pagar las verduras y para recolectar puntos de lealtad; funciona como documentación del vehículo, licencia de conducir, y firma digital. Solo por diversión, nos muestran cómo se puede vender un auto fácilmente por medio de un smartphone. Se puede obtener una receta médica digital simplemente entrando en el portal.Hay solamente tres cosas que no pueden hacerse online: Casarse, divorciarse, y comprar una propiedad. El showroom e-Estonia está ubicado en el barrio Ulemiste, el corazón digital de la ciudad. El status se lo ganó porque es donde Skype fue programado. Dos colectivos conducidos autónomamente llevan pasajeros desde la estación de ferry, hasta el centro de la ciudad. No existe el miedo a las aplicaciones digitales. Las personas intentan siempre ver las oportunidades. Significa que todo lo nuevo aquí es siempre diseñado para ser digitalizado. Si no puede ser digitalizado, simplemente no se hace. A Tallinn se la describe como una ciudad completamente normal con una opción digital. Estonia es un país muy pequeño, y las personas aquí siempre han estado muy conectadas. Todos se conocen. La votación online por ejemplo existe desde el año 2005. Los ciudadanos pueden votar todas las veces que quieran y, al final, la única que cuenta es la última votación. Entre otras cosas, ellos son también responsables por las aplicaciones de conducción autónoma. Creen que esto va a hacer que las calles sean más seguras y que une más a las personas. Mientras hoy los colectivos solo van a las zonas rurales una vez por día, pronto las personas podrán tomarse autos conducidos autónomamente al consultorio de un médico o a la casa de un amigo.

El desarrollo de vehículos auto-conducidos es indicativo de la mentalidad en cuanto a seguridad y nuevas tecnologías. El Profesor Jarno Limnéll, experto en ciberseguridad de la Universidad de Helsinki, prefiere reemplazar el término “seguridad” por “confianza”. “Sin una fuerte base de confianza, es imposible construir una sociedad digital.” Según Marten Kaevats, la mentalidad de Estonia es diametralmente opuesta a la del resto de los países: Los contratos digitales son considerados mucho más seguros porque, en última instancia, las firmas en papel pueden ser falsificadas. La psicología de la ciudad también incluye un sentimiento confortable por ser versión Beta. “Toleramos errores e interrupciones. No hay soluciones perfectas, solo versiones beta que constantemente mejoramos,” dice. Estar siempre listos para lo nuevo es parte de la psiquis nacional. Los smartphones no están prohibidos, están integrados a las clases. “Los alumnos deben aprender a utilizar la tecnología para ellos mismos”. La asistencia y la planificación de las clases es digital y puede ser consultada online por los padres de los alumnos en todo momento. El plan de asistencia y planificación de clases digital es utilizado virtualmente por todas las escuelas de Estonia desde el año 2002. La app ayuda a ahorrar tiempo de trabajo para los profesores, logrando que el colegio sea más eficiente y transparente. Tallinn, la capital del ciberespacio, hace que su lado invisible se muestre tangible para nosotros. Rápidamente uno se acostumbra al hecho de que se puede acceder a Wi-Fi en cualquier parte de la ciudad, gracias a los más de 1000 hotspots. La ciudad es inspiradora y fascinante. Tiene una sensación joven y vibrante. Marten Kaevats nos explica que la presencia física es todavía importante incluso en el ciberespacio -una cerveza compartida, juntarse con amigos en la ciudad-. Esta misión no es solamente para instalar tecnologías y servicios digitales, sino para construir comunidades alrededor de ellas. Las reuniones “cara-a-cara” son mucho más fáciles de organizar en un espacio virtual. Kaevats imaginó un futuro creciendo más allá de las fronteras de la ciudad. Él llama a este concepto “hyper-local”. Un mundo en el que la ubicación geográfica es irrelevante, porque el mundo entero puede ser accesible desde cualquier lado. Las personas podrán obtener e-residencia en Estonia para fundar una compañía, mientras utilizan el sistema de salud de Suiza y los bancos de otros lados del mundo. “En ese momento tendremos que construir la confianza entre desconocidos, potencialmente de todas partes del mundo” declara Kaevats. Tallinn es la prueba viviente de que las tecnologías digitales pueden hacer justamente eso.

MÁS DESTACADOS
1
El PB18 tomó elementos desarrollados por Audi Sport, dominador durante años de las competencias del calendario mundial del WEC con su exitoso R18 e-tron.
2
Fue diseñado por el nuevo centro de diseño de Audi en Malibú, California, por eso el debut mundial en Pebble Beach no fue casual.
3
El cockpit permite manejarlo en posición central en circuito o desplazar los mandos hacia alguno de los costados para conducirlo en la calle e, incluso, incorporar una butaca para un acompañante.
4
La potencia combinada de los tres motores eléctricos le permiten desarrollar una potencia conjunta de 764 CV y un torque de 830 Nm.