¿DE DÓNDE VENDRÁ LA ENERGÍA EN EL FUTURO?

Logrando grandes cosas juntos.
La arquitectura que apunta hacia adelante.

HACIA UN EXCEDENTE DE ENERGÍA

El sueño del constante superávit; un balance positivo y ecológico; una casa autosuficiente; espacios con energía de sobra. Lo que parecía inimaginable hace unos años, se ha convertido hoy en una realidad. Texto original: Jan van Rossem Ilustración: Raymond Biesinger

formulae

Los librepensadores que piensan por afuera de la caja siempre han soñado con burlar o derrotar la realidad. Una de las manifestaciones de este visionario deseo es la noción de una muy especial técnica maravillosa: un mecanismo que genere su propio poder y se mantenga funcionando. En el renacimiento hubieron varios esfuerzos por inventar este tipo de máquinas, incluso un tal Sr. Leonardo de Vinci actuando fuertemente sobre esto. Acquitectos con ojo en el futuro también estaban abiertos a estas ideas. Cerca de Verona está hasta el día de hoy la abandonada Villa Girasole, construída en 1930 con una estructura que empleaba complejos mecanismos para girar como un girasol y, de esa manera, protegerse o usar al máximo la energía solar. Pero pasarían un par de décadas más antes de cumplir el antiguo sueño de la humanidad de una fuente de energía auto perpetuándose. En los últimos años, al menos, se habla de un edificio energy-plus y de las casas active-plus. Ambos términos aluden al concepto involucrado: Sacar más de lo que se pone. El principio de un edificio energy-plus está basado en tres requerimientos clave que aplicarán a las construcciones del futuro. Esto es porque el cambio climático y la escasez de recursos están reorientando las políticas de energía particularmente con respecto a la construcción de casas. Ellas deben consumir la menor cantidad de energía posible, aprovechar la energía solar y otras energías renovables. También deben crear un “plus” en términos de electricidad, adaptando su performance energética en consecuencia. Términos de energía autosuficiente que se comunican inteligentemente con consumidores externos de energía para hacer que el superávit de electricidad esté disponible. Un pionero de esto desde el día uno es el arquitecto de Stuttgart Werner Sobek, quien diseña un edificio residencial por año que usualmente sirve como plataforma experimental. En el diseño de su cubo completo de vidrio, terminado en el año 2000, ya estaba persiguiendo lo que después fue considerado un muy ambicioso target de edificio cero-energía. El edificio en sí ofrece excelentes posibilidades de reciclaje y opera libre de emisiones, con energía cero y calefaccionado. Sin embargo, no es un edificio energy-plus. El residencial F87 en Berlín fue su primer intento en construir un edificio de este tipo. En 1927, bajo supervisión de Ludwing Mies van del Rohe y exponentes de lo que se conocía como el New Building movement como Bruno Taut y Le Corbusier, construyeron departamentos que representaban la última tendencia en arquitectura con mirada al futuro camino al equilibrio de la energía positiva. El famoso B10 consiste en marcos de madera cubiertos de tela que son 100% reciclables. Werner Sobek lo describió como “La más extrema expresión del objetivo: cero energía, cero emisiones, cero residuos.” Eso es posible gracias al palpitante corazón de la casa, una poderosa matriz hidráulica controlada for el software alphaEOS que es inteligente, predictivo y con auto-aprendizaje. Una solución que puede dirigir el flujo de agua dónde y cuándo sea necesitada. El beneficiario de este superávit de energía, además de los residentes, es el Museo Weissenhof, conectado a la casa.

excedente energia
excedente

Esta es la primera casa de familia con CO2 neutral en Austria, utiliza energía de fuentes renovables para todos los servicios de energía. El diseño expresivo de la casa cerca de Viena abraza los aspectos estéticos y de energía en igual medida (por ejemplo ofreciendo vistas espectaculares). Por dentro, se le dio gran importancia a la calefacción y posibilidades de ventilación eficientes, mientras se ofrecen grandes espacios para la privacidad.

El laboratorio Zero Plus Energy en la Hawaii Preparatory Academy es una construcción de particular diseño con foco en el estudio de energía alternativa. Apunta a permitir que los alumnos de la academia experimenten de primera mano los beneficios del estilo de vida sustentable. El edificio aterrazado está equipado con un sistema de ventilación natural que regula la temperatura y la humedad puertas adentro. De ser necesario, se usan ventiladores para mejorar la circulación del aire. El elemento más sorprendente de este rústico diseño es el revestimiento semi-abierto e integral con colectores solares para generar electricidad. Sin embargo, la función de “sombra” es igualmente importante porque reduce significativamente la energía que se necesita para los sistemas de enfriamiento. Vista desde el frente, el revestimiento no sugiere más que una simple choza de lata. Solo cuando se la observa del costado es cuando la naturaleza de la construcción se revela.

Sin embargo, es necesaria una respuesta positiva si las casas energy-plus quieren cobrar reconocimiento y aceptación rapidamente entre los potenciales usuarios y habitantes. El estudio de arquitectura Graft, en Berlín, trabajó previamente con Brad Pitt en el proyecto de casas inteligentes en Nueva Orleans para las víctimas del devastador huracán Katrina. En el distrito de Wannsee, en Berlín, diseñaron tres casas de familia simples, en un proyecto titulado “Vida Holística”. El nombre de estas casas ya revela su naturaleza, que se enfoca en viviendas integradas, conciencia ambiental y sustentabilidad. Se usaron solo materiales ecológicos para su construcción. Las casas en sí son totalmente reciclables, lo cual tiene un impacto positivo en la totalidad de la huella de energía. Calefacción y agua caliente son extraídas de energía geotermal. El agua gris y una cisterna de agua de lluvia aseguran que el consumo de agua sea frugal, mientras que un sistema de ventilación con recuperación de temperatura regula el clima del interior de la casa. La electricidad proviene del sistema fotovoltaico ubicado en el techo y almacenada en el bloque de batería. Esto es sin duda la última tendencia. El estudio de Berlín se destacó también, por supuesto, en términos de diseño. Crearon viviendas de madera pulcras y modernas, curvas en los ángulos, dándoles así una mirada redondeada muy atractiva. Adentro, las casas emplean un plan abierto de diseño en la planta baja con techos de casi 3 metros de altura. La cocina y el comedor están en el mismo nivel, mientras el living y hogar están dos escalones más abajo. Este enfoque crea los entornos de una cueva moderna. Esto es modernidad con inspiración de tiempos antiguos. Ya lo dijo Thomas Willmeit: “Una casa necesita un núcleo de calor.”

Parece entonces que las fuerzas combinadas de técnicos de calefacción, expertos en informática, arquitectos e investigadores del clima, han creado juntos un tipo de movimiento perpetuo (si podemos hacer una generosa concesión respecto de la continua inyección de energía solar). Esos diligentes investigadores de otra época que fracasaron en superar este desafío seguramente apreciarían otra idea imposible de la humanidad, que les hubiera permitido experimentar su más insatisfecho sueño: la máquina del tiempo.

energia

Estructuras que dan sombra actúan como reguladores de la temperatura mientras que soportan paneles solares que generan electricidad, así fue usado en el Energy Lab diseñado por los arquitectos Flansburgh en la Preparatory Academi de Hawaii. Estos son ejemplos del inteligente uso dual de materiales y recursos.

energia

El prudente uso de materiales como la piedra natural, listones que dejan pasar la luz mientras protejen del sol e inteligentes estructuras de madera representan el punto de partida de la construcción eficiente en energía: LISI-THE HOUSE, Karin Stieldorf, Gregor Pils & Andreas Claus Schnetzer, Studio Calas.

energia

Fab Lab House, IAAC Institute for Advanced Architecture of Catalonia. FOTOS: MATHEW MILLMAN, TEAM AUSTRIA, ADRIA GOULA

energia

ZEB Pilor House-Snohetta Architecture and Design, Larvik (Noruega); Foto: Paal-André Schwital.